Archivo de la categoría: cosas sobre mí

Como funciona mi cabeza

Lo que diré a continuación puede sonar totalmente friki, y es probable que lo sea, pero estoy muy emocionada porque nunca lo había comprendido 🙂 Encontré una de las causas raíz que interviene en el 60% de mis problemas emocionales, si! así de importante!

Creo que todo es culpa de la manera en que mi mente está organizada, aparentemente es un caos, un universo caótico, pero en realidad todo está perfectamente ordenado y regido por una serie de “leyes universales”. Ante cada situación nueva estas leyes se van modificando y ampliando, permitiéndome cada vez más ser creativa, adaptativa, abierta y flexible… suelo hacer muchos planes en mi cabeza y eso me tranquiliza mucho, planes para reaccionar ante lo “inesperado” que de esa manera se convierte en algo esperado, pero cuando una cosa realmente inesperada sucede me causa mucho estres y en realidad no me había dado cuenta y darme cuenta me hace sentir tranquila, porque ahora es un comportamiento “esperado”.

Entonces algo tan simple como que esperaba estar en todas las clases con mis amigos  y que de repente no fue así, mi mejor amiga no tiene 3 clases conmigo y otro de mis amigos no fue a clase la primera semana me causó un increíble estrés e inestabilidad emocional y no sabía de dónde venía… Entendiéndolo se escucha tonto y veo que no es un gran problema, pero antes de estar consciente de ello me sentía como si tuviera depresión.

En realidad me encanta mi cabeza, es mi mayor don y también mi mayor maldición a veces, pero creo que tener un cerebro matemático y amar las ciencias sociales y cosas como la religión y además ser tan sensible, emocional, creativa y amar el arte me da un perfil bastante único. Tengo una habilidad especial para analizar cualquier cosa y traducir en palabras los comportamientos sociales y psicológicos de las personas, relacionar causas-efectos, mirar todas las posibilidades de algo… 🙂

Por otro lado entiendo porqué me encanta hacer horarios y planes y cuándo no los puedo seguir me da un ataque de estress y empiezo a vociferar que la escuela es innumana y no da tiempo de hacer “nada”.

y ya

1 comentario

Archivado bajo cosas sobre mí

si te hiciera el amor

Si te hiciera el amor, lo haría con la misma devoción con que un artista contempla a su obra maestra, de la misma manera que un hombre se extasía ante la música que lo hizo decidir ser músico, con la misma delicadeza con la que un ciego toca la cara de su amada, con el mismo amor con la que una madre toma a su bebé en sus brazos.

Si te hiciera el amor empezaría por pedirte que te desnudaras frente a mí y te contemplaría. Luego besaría tu sexo, así, cuando está dormido y suave lo besaría, quieto y carnoso, antes de que se vuelva duro como una piedra. Luego te besaría el vientre y lo recorrería todo con mi boca, me recostaría en el, me sumergiría en ese vientre suave y tibio, lo mordería y así subiría a tu pecho, recorriéndolo todo, poseyéndolo por completo, luego besaría tu cuello mientras acaricio tu cabello con mis manos, ahogándome en tu olor, entonces recorrería tu cara con devoción, tocándola delicadamente con mis dedos hasta llegar a tu boca que acariciará apenas, te miraría directamente a los ojos y te besaría la boca, bebería de tu boca mientras mis manos te acarician el cabello, el cuello, la espalda, el pecho… Si te hiciera el amor te abrazaría con todo mi cuerpo, te abrazaría con mis brazos y mis piernas, con mis manos y mis pies, con mi vientre y mi boca, con mi cabello y mis ojos. Si te hiciera el amor, ¡si te hiciera el amor! te abrazaría hasta fundirme en ti, me hundiría en tu cuerpo hasta que tu sustancia se mezclara con la mía, hasta que nos fundiéramos como se funde la sal en el agua, como se funde el metal cuando está caliente; como se funden las sirenas con el mar ahogándose en él, poseídas, rodeadas, compuestas, formadas por mar.

Si te hiciera el amor… el amor… amor… ¿Se puede hacer el amor si no se ama por completo? ¿O se puede amar por un instante, un instante infinito?

2 comentarios

Archivado bajo amor, cosas sobre mí, sentimientos

Grito metafórico-virtual por la ventana de un apartamento en una zona llena de estudiantes a media noche para hacer una confesión estúpida

Hoy estuve reflexionando, una reflexión bastante superficial, sobre lo maricona que sigo siendo cuando salgo con un niño o me topo con alguien que me gusta. Creo que es bastante común, tan común como estúpido, pero aún así me molesta. Y como tomé un taller de cómic 😀 quiero hacer uno sobre eso (aunque podría hacer millones de todas las pendejadas relacionadas) pero es muy noche y tengo que hacer tarea. En realidad sólo quería gritar al mundo esta verdad:

¡Aún soy una cobarde cuando se trata de niños!

Nueva actitud: a partir de hoy ¡si!, voy a ser más sincera, a decir lo que quiera aunque no venga al caso e invada el espacio de las personas y  aunque tenga miedo y aunque sea raro y pierda a las personas y me vea ridícula y luego la gente diga cosas de mi y la bolsa de valores caiga por mi culpa y se acabe el mundo…

Eshte… eshte… creo que me tomaré más tiempo para pensarlo… tengo que prepararme emocionalmente xD

1 comentario

Archivado bajo bobos, cosas sobre mí

Divague

Solamente conozco una persona que sé que me lee siempre, o cada vez que puede… de ahí en fuera escribo como si fuera un náufrago gritando en lo más alto de un peñasco en una isla desierta, con la esperanza que alguien lo escuche pero con la libertad que le da el  pensar que está solo y que en realidad nadie lo escuchará y sus palabras se desvanecerán cuándo la corta vida del eco se agote.

Soy una persona extremadamente sensible… y eso… eso trae muchas ventajas claro, es una herramienta que me permite ser my artísitica, espiritual, creativa y sensible a las personas, compasiva, ver cosas que otros no ven… etc… pero por otra parte se convierte en un defecto cuando me vuelvo extremadamente susceptible y esto me causa inseguridad y entonces la creatividad, lo espiritual, lo sensible a las personas desaparece o en otras palabras vale #$”%$#. Vivir se convierte en algo así como un campo minado lleno de dolor dónde cada vez que me canso y no lo soporto más que quedo inmóvil un tiempo, hasta dar un respiro y volver a tomar valor para cruzar el campo minado… ahí al lugar dónde se curan las heridas.

Quisiera un cambio, quisiera otro cambio radical en mi vida, de lugar, de personas, de todo. Sin embargo las circunstancias no me lo permiten tal y como yo lo quiero, así que tendremos que conformarnos con una adaptación al plan, que aún no hago.

Le confieso al mar, a la luna, al viento y a mi único lector frecuente que… ¡Dios no puede ser! me distraje y lo olvidé… jaja ¿sabían que tengo 710 correos sin leer? xD wooow

Escribiría más pero ya se hace de noche, no tenía sueño, ya tengo. Mañana clase de 7am :p esperemos que sea un mejor día. Tengo muchas cosas que pensar :p.

Deja un comentario

Archivado bajo cosas sobre mí, Divagando

No es tan difícil

No es tan malo como creía.

No es tan difícil como pensaba:

sólo un par de noches de lágrimas

y una herida en el corazón;

Un dolor agudo que me retumba en los oídos

y la ansiedad absurda y sin esperanza

la ansiedad encadenada por el letargo de la desesperanza.

Una soledad que no termina por llenarse

y un mar de energía para olvidar:

¡corre, haz, brinca, ve, escucha, grita, mira, habla!

no descanses alma mía, no descances

porque el viento que viene del este trae al demonio

y te susurrará al oído puñaladas al corazón

“nada de esto fue real:

¡contempla la dolorosa realidad!

mira quien es él en realidad

mira quien eres tú

mira que todo está perdido

y no tiene remedio

y ¿sabes? así es mejor.”

No es tan difícil como creí

no es tan malo como pensaba

sigo aquí

es tan sólo un sabor amargo en la boca por la mañana

y que no se quita con nada

y un mal sueño que no deja dormir

no es tan malo como creí

al fin y al cabo nació una esperanza:

que la condena tenga un fin

que un día me levante sin el dolor en el corazón

que un día el hueco de la soledad se acabe por llenar

que del baúl de recuerdos no pueda sacar ya espinas.

Pronto será… pronto será

pronto

pronto

hold on

hold on

3 comentarios

Archivado bajo cosas sobre mí, sentimientos

Renuncia

Como quisiera ser más valiente y no tener que llorar cuando tomo desiciones correctas. Es difícil confiar en Dios a veces porque desafía la propia psicología, desafía todo, mi lógica, mi razonamiento, mis miedos, mis metas, mis intereses, mis caprichos, mis experiencias y hasta mis propios sentimientos.

Pero qué puedo hacer, te entregué mi vida, cada día repito las palabras “hágase tu voluntad” porque confío tí.

Pero no puedo evitar llorar… Me siento a veces tan fuera de lugar en la escuela, la carrera, no entiendo que es lo que quieres que haga ahí, sin embargo sé que es mi lugar. Me siento tan verde para enfrentarme al mundo… A veces quisiera regresar a la pancita de mi mamá donde todo era bonito y calientito y me sentía protegida, el mundo no podía hacerme daño, quisiera poder regresar ahí hasta que madurara lo suficiente como para enfrentar la vida, pero no puedo y me cuesta trabajo entender todo esto.

Me duele, me duele mucho tener que desprenderme de él,  yo creí que era un regalo tuyo, una esperanza para poder amar. ¿Por qué? no lo entiendo, siento como si me dijeras “no te lo mereces” aunque sé que no es verdad y que todo lo que haces pasa por algo y en obediencia ciega yo te escucho y te obedezco… Que duro es renunciar a mí, que doloroso, que duro renuciar a él, que duro es el sacrificio y que sola me siento a veces en medio de todo esto, que vacío a veces me invade, miedos y temores contra los que tengo que luchar cada día, pensamientos negativos, pesimistas contra los que estoy en guerra… Cansada. Consuélame, enséñame, que no tarde mucho en ponerse bien todo, enséñame que todo esto vale la pena, sé que lo vale pero porfavor que sea pronto…

Te quiero niño

2 comentarios

Archivado bajo cosas sobre mí, sentimientos

Narrativo

Hace mucho que no hago un post narrativo. Es decir, algo que hable de las cosas que he hecho no de los sentimientos o cosas que pienso que insinuan un contexto, sino del contexto.

Pues  en estos últimos meses (digamos ya casi medio año) han pasado muchas cosas. Soy diferente, me siento diferente y por lo tanto, ya que las cosas caen por su propio peso, han cambiado muchas cosas.

Primero, para los que no sabían estaba en el tec estudiando Ing. Mecatrónica, al parecer me duró un año el gusto porque ya decidí dejarla (según me dí de baja temporal pero la verdad no creo que regrese). ¿Porqué?, Ahí les va:
Hay mucha deficiencia de vocabulario en nuestra sociedad jaja más bien falta vocabulario. Existen 3 dimensiones en el ser humano y cada una debería tener su propio vocabulario. Primero está la disque “autorealización”, que es el nivel egoista donde uno vé por uno mismo y sus propios intereses. Este tiene su propio lenguaje, en especial el  “yo quiero”. Luego está el nivel altruista, que es un nivel humano donde se es solidario con los demás, pero de una manera humana, esperando recibir agradecimiento o tranquilidad. También tiene su lenguaje, como “hoy por tí mañana por mí”. Y está la otra dimensión, la ego-trascendente que en otras palabras es la parte divina, la conexión con Dios de todo hombre, donde las cosas se hacen sin esperar recibir nada a cambio, es más, hasta recibiendo insultos a cambio o todo lo malo, un desprendimiento total. En otras palabras haber conocido a Dios y llenarse de él, entender el verdadero significado de nuestra vida y escuchar la voz de Dios. Este tiene su idioma también : “aménse los unos a los otros como yo los he amado” o “ama y has lo que quieras”.

El problema es  que a pesar de que son 3 niveles, solo tenemos un idioma, el español. La tercera dimensión es muy difícil de explicar… Es decir ¿cómo defines el amor? o a ¿Dios?, Dios es algo que no podemos tocar, se sale de nuestra humanidad así que ¿Cómo podemos referirnos a algo que no podemos ver o tocar? Tal vez con metáforas. Así es que no siempre usamos las palabras correctas para referirnos a algo. A mí el mundo me dijo “Tienes que hacer lo que tu quieras” (1a dimensión) aunque en realidad debieron de haberme dicho “Tienes que hacer lo que Dios te ponga en el corazón, eso para lo que todas tus cualidades y aptitudes fueron pensadas para ser llevadas al máximo, para que seas feliz entendiendo el verdadero significado de la vida, para que seas libre y llena usando todos tus talentos para la gloria de Dios y la salvación de los hombres”.

Muchos escuchan la voz de Dios sin saber qué es de él. Porque si realmente nos ponemos a pensar lo que “queremos” pues todos queremos ser felices (llegar a Dios=, pero el problema es que no sabemos como y desviamos nuestros quereres hacia cosas que creemos que nos harán felices, a veces por eso escogemos las cosas mal. Porque creemos en cierto éxito o en cierto bienestar o en un modelo de felicidad.

Si te pones a pensar como es que tomas tus decisiones es una manera muy absurda. NUNCA es razonamiento puramente humano, si fuera así nos quedaríamos sin tomar muchas decisiones y de verdad creo que nuestro cerebro tendría un corto circuito. La mayor parte de nuestra vida la decidimos por una convinación de razonamiento, intuición, sentimientos y sensaciones… ¿Qué es eso de la intuición y los sentimientos? ¿De donde vienen? ¿Alguien entiende, al enamoramiento por ejemplo, por que surge y por que se va? ¿Por qué no podemos enamorarnos usando nuestra voluntad? Nuestras deciciones las tomamos sientiendo que esto no es correcto o si o porque nos hace sentir mal. Así habla Dios. Además de muchas otras maneras. Pero su voz está impresa ya de entrada en nuestro propio sistema corpóreo, en nuestro ser. Siempre nos va a indicar donde vamos a estar mejor, ahí dentro de nosotros. No es el “quiero” que se refiere a una necesidad humana, sino esa voz en el interior.

Después de todo este rollo, básicamente por eso me salí de la carrera. Mi desición de entrar fué mal tomada, fué un “yo quiero” ese modelo de éxito que he visto en otras personas, quiero demostrarle a los demás y a mí misma…, quiero ser la mejor, quiero que mis capacidades se usen para hacer cosas que “la gente me reconozca” para “el bien de los demás”(qué dimensión es?, según yo la 2da) .

¿Y qué voy a hacer de mi vida? Al parecer (Porque por más que busco no encuentro la respuesta) Dios quiere que me la tome con calma. Nunca he tenido la suficiente paciencia para escuchar a Dios ni la confianza como para esperar a que “las cosas pasen” ahora estoy aprendiendo a tenerla. Hago lo mejor que puedo en todo lo que va surgiendo en mi camino. Me inclino hacia el arte, todo lo que es creativo, expresivo y comunicativo… Y mi vida, en lo que sea, será un servicio siempre a Dios. Sólo falta saber donde me quiere.

Tomé, este verano un curso de música en el ISMUSAM (instituto superior de música sacra de Morelia). Cada vez me enamoro más de la música, hoy tuvimos nuestra misa de clausura, cantamoscomo coro a 4 voces la misa, ayer y antier fué de canto gregoriano y vengo muy contenta porque además estoy aprendiendo piano, ahí mismo y me encantó!. Ya llevo un buen rato amando el canto y cantando… ¿Qué si voy a estudiar música? No sé. Podría dejar todo lo que me gusta y hacer lo que Dios me pidiera, sé que me gustaría aún más.

Podría escribir un libro de todo mi proceso de como he cambiado, en un año, un libro gordo y de letra chiquita jaja pero al menos aquí doy una idea y comparto un poco de mí.

Si leíste hasta aquí felicidades!! Espero que algo de lo que dije te sirva en tu vida también.

2 comentarios

Archivado bajo cosas sobre mí