La mujer no existe

La mujer no existe

Atardece una mañana en un torso fuerte,

pero jamás oscurece,

y la luna sigue perdida,

se disolvió en una taza de té de manzanilla.

La luna está al fondo de una copa sangre

el cielo sangra

todo sangra, me rodea

una cubierta de bufandas de lana.

Una telaraña de semen sobre la arena,

trago puños de sal amarga

el mar cae sobre mi y me tapa la boca

y se rompen mis senos como huesos.

La carne del rostro se le ha secado

a la momia del desierto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s