Archivo mensual: septiembre 2010

La mujer no existe

La mujer no existe

Atardece una mañana en un torso fuerte,

pero jamás oscurece,

y la luna sigue perdida,

se disolvió en una taza de té de manzanilla.

La luna está al fondo de una copa sangre

el cielo sangra

todo sangra, me rodea

una cubierta de bufandas de lana.

Una telaraña de semen sobre la arena,

trago puños de sal amarga

el mar cae sobre mi y me tapa la boca

y se rompen mis senos como huesos.

La carne del rostro se le ha secado

a la momia del desierto.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized