La voz de Dios por la mañana

Hoy por alguna extraña razón (por favor, como si no supiera que es Dios que “toca a mi puerta”) me levanté justamente a las 5:00 am, la hora en la que debería hacer mi oración, la hora del “encuentro de amor” que hace tanto había olvidado. Además de que tenía días ignorando que me despertaba a esa hora espontáneamente y me pasaba hasta las 7 de la mañana revolcándome en la cama sin sueño. Lo tomé como una respuesta a mis plegarias, como un “ven que voy a consolarte” e hice oración (me postré ante Dios y hablé con él) “32, quiero leer el salmo 32, está en mi corazón” y me dice Dios en los 6 primeros versículos: “confiesa ese pecado que has pospuesto…” ok 😦 ya entendí. doy vuelta a la página y me contesta a los “No encuentro mi camino. Veo todo turbio. Siento que todo va a salir mal. Tengo miedo”… Dice Dios(versículo 8): “Yo te voy a instruir, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero”

¡Ay mi Dios cuando consuelo das a mi alma, que claro me respondes! ¿Qué piensan ustedes lectores que pasa con mi cabeza cuando alguien me dice: “Dios no existe”. ¡Ay si tu lo conocieras y le pidieses que te hablara! ¡Si escucharas su voz que siempre está!

Y luego para hacer mi alabanza tomé un disco que jamás había puesto… no era mío… no sé porqué lo tomé y miren (entre tantas cosas) lo que me dijo:

Porque ha pasado el invierno
y las lluvias han cesado.
Están brotando las flores,
El tiempo bello ha llegado

Porque el arrullo del agua,
Se deja oír en los campos.
El perfume del aire,
de primavera inundado.

Coro:
Levántate amada mía,
Levántate hermosa mía.
Ven a mi que te hablo,
Ven a mi que te amo.(bis)
Ven a mí, porque el invierno ya ha pasado,
ven a mí, porque te amo.

Ven a mí, amada mía,
Paloma mía que anidas
En los huecos de la peña
En las grietas de la roca.

Déjame ver tu figura,
Déjame ver tu presencia.
Déjame escuchar tu voz,
Que es muy dulce tu voz.

Déjame ver tu figura,
Déjame ver tu presencia.
Déjame ver tu mirada,
Déjame escuchar tu voz.

Levántate amada mía,
Levántate hermosa mía.
Ven a mí que te hablo,
Ven a mí que te amo.
Ven a mí que te amo.
Ven a mí que te amo.
Ven a mí que te amo.
Ven a mí que te amo.
Ven a mí que te amo.

(Levantate amada mía de la Hermana Glenda)

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo amor, Rey de reyes, sentimientos

6 Respuestas a “La voz de Dios por la mañana

  1. ¿Estas bien Ale? Pasaba saludándote. Un beso. H.

  2. Anthony

    ahora Dios me hablo por lo que escribiste, gracias por compartir tan extraordinaria experiencia.

  3. diego

    CUAN GRANDE ES EL.

  4. ANAYMESPINOZA

    casualmente experimente lo mismo hoy 15 de junio 2012…. me levanté justamente a las 5:00 am…y frente a la computadora encontre esto…gracias por compartirlo…son las 5:28 a.m

  5. Sonia

    Claro en mi caso siempre espere una voy audible aquí estuvo mi respuesta

  6. ALBERTO

    Lo mismo o igual fue mi vida, veo todo turbio, pero este mensaje del salmo 32 me consuelo y esperanza en vida. gracias por compartir esta bendicion conmigo. me levante a las 4.40 a.m. y ore al Señor y me dijo que prendiera la computadora y encontre este mensaje que hablo esta mañana y hay tranquilidad en mi alma. son las 5.16 a.m.
    Gracias Dios por ayudarme por iluminarme. AMEN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s