El camino

Es un largo camino, un largo camino por el desierto. Mientras voy caminando el sudor de mis pies hace crecer pequeñas flores y plantitas que me alimentan y dan gozo a mi corazón.

Ahora sé cuál es el camino, sé como salir de este desierto inmenso, y mientras voy por el rumbo correncto mis pasos van dando frutos.

Muchas veces me desvío porque tengo miedo, porque en el suelo hay espinas o porque veo algún espejismo y me dejo engañar. Estro retrasa mi camino, pero a veces es necesario para aprender

Mi cuerpo se purifica con cada paso, las telarañas que me cubrian se van quedando atrás, enterradas en la arena, lo demás se va evaporand con el sol.

No siento cansancio, sólo impaciencia. Entre mayor es mi ansia el horizonte se aleja más y más. Es parte del camino, parte del aprendizaje.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo parábola, Rey de reyes

Una respuesta a “El camino

  1. El horizonte no es nada, limita nuestra vista…

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s